En busca del OSS

oss

Cuántas veces hemos entonado la voz de OSS. Un sonido que el karateca ha incluido en su vocabulario y que de forma automática, lo pronuncia sin necesidad de pensar; como si de un gesto natural e innato se tratara.

Nos enseño nuestro sensei, que Oss es la voz del saludo; es decir, el sonido que emitimos para contestar o realizar un saludo, al igual que en castellano podríamos decir “hola”o “qué tal”. Pero tras ese sonido, se encierra mucho más; una amalgama de educación y respeto que engloban un conjunto de valores éticos y morales.

Parece ser que dicho vocablo proviene de antiguos marineros de la flota naval nipona, donde las órdenes impartidas para realizar maniobras o colocarse en sus puestos de combate, eran tajantes y enérgicas, y los marineros, tras meses en alta mar y bajo los efectos del cansancio, apatía, desmoralización por no poder pisar tierra firme, necesitaban una dosis de motivación y coraje para desempeñar sus tareas con la máxima eficacia. Recordemos que en tiempos de guerra, una actitud desmotivada de un soldado, podía causar graves efectos en sus compañeros, provocando desidia y despistes que provocarían el fracaso de su misión, la muerte de muchos soldados e incluso el hundimiento del navío. Si retrocedemos en el tiempo, este vocablo se podría haber utilizado en aquellas embarcaciones de madera en las que varios marineros debían remar con todas sus fuerzas, y en situaciones de peligro, aumentar si cabe, el esfuerzo sobrehumano para conseguir mayor potencia de la nave, esquivar un arrecife, salvar una ola comprometedora, escapar de enemigos o incluso abordar naves de bandos contrarios. Para ello, tenían un encargado de dirigir las órdenes, el cual voceaba enérgicamente las órdenes a seguir. Otro marinero era el encargado de marcar el ritmo de remada mediante un enorme tambor. La constante descarga de adrenalina y una alta motivación, eran los ingredientes necesarios para continuar vivos.

Pero vamos a ver el origen de dicho vocablo. Oss, realmente se transcribiría como Ossu, pero en Japón, la vocal U tras una consonante, se convierte en vocal débil y apenas suena. Por eso, en vez de sonar Ossu, oímos Oss. En algunas escuelas de karate, han transformado la O en una U a base de una “deformación” sufrida a lo largo de los años. Toda lengua viva tiene sus variaciones y ésta no es una excepción.

 Decir también que Ossu o Oss como lo conocemos hoy día, es la contracción de dos vocablos: Oshi, que significa empujar, lo cual nos da la idea de empujar nuestro problema o un obstáculo para poder esquivarlo o bien anularlo, es decir, ganar a la situación negativa que se nos presenta. El segundo vocablo es Shinobu, que significa resistir, aguantar, soportar, dándonos el concepto de no rendirse ante las adversidades, de mantener siempre la moral alta, de no desfallecer, de continuar en el camino marcado para conseguir el objetivo. Ahora entendemos un poco mejor el origen de esta voz en boca de los antiguos marineros.

 En el mundo del karate, cuando decimos Oss, decimos muchas cosas. Expresamos una gentileza en el saludo, estar de acuerdo con una orden o decisión, afirmar algo, cargarnos de coraje para enfrentarnos a un rival, perseverar en la práctica de una técnica hasta lograr dominarla, activar el espíritu de superación, de concentración,  de resistencia al sufrimiento y al dolor. En definitiva, Oss lo es todo en el karate, es la base para ser un buen practicante y absorber los valores éticos y morales que formarán los cimientos de una gran personalidad; en resumen, un karateka.

 

                                                                                              Daniel Tchey

                                                                                              Sensei club Karate Picanya