El KARATEGI . Un símbolo de valores.

image_pdfimage_print

El KARATEGI. Un símbolo de valores.

Corría el año 1917 cuando el maestro Gichin Funakoshi realizó su primera exhibición en el Butoku-Den de Kioto (Japón). Sin suscitar un notable interés, se volvió a su isla donde analizó los motivos de aquel evento que no terminó de cuajar entre los japoneses.

El pueblo nipón era y sigue siendo muy amante de la etiqueta, y uno de los puntos que desagradó en aquel encuentro fue la falta de indumentaria “oficial”; un aspecto que el maestro Jigoro Kano le hizo entender ofreciéndole un judogi como prenda más acorde para la práctica del Karate.

Así fue como el Karate introdujo, gracias al Judo, su vestimenta y su correlación de grados a través de los cintos, y fue de este modo que el karategi empezó a formar parte de cada sesión de entrenamiento.

Compuesto por pantalón y chaqueta, se le añade el cinto que simboliza según su color, el grado alcanzado.

Por otro lado, el Karate-Do, engloba una serie de valores éticos y morales que hacen de este arte, un modo de vida. Sería difícil cuestión elegir un valor que pueda representar al Karate-Do. Personalmente y sin menospreciar otros, si tuviera que elegir tres, me quedaría con el respeto, la humildad y el honor.

El respeto hacia todo lo que nos rodea y a todo lo que la naturaleza abarque. Algo crucial para convivir con armonía. Un camino de paz.

La humildad, sin la cual caeríamos en el pozo de la arrogancia y del egocentrismo y de donde difícilmente se puede salir. Evitar alardeos y presunciones nos acerca a nuestros prójimos que verán a un ser de igual a igual.

El honor. Un concepto que engloba compromiso, responsabilidad, deber, lealtad, integridad. Es firmar tus acciones con tu palabra, al igual que el verdadero samurai cuando solamente con decir que iba a realizar algo, ese algo ya se tenía considerado por hecho.

Tres valores que bien podemos relacionarlos y representarlos con nuestra vestimenta “oficial” y que vamos a detallar a continuación:

  • El pantalón (zubon). Es la representación material del respeto, ya que cubre a la vista de los demás, nuestras partes más íntimas que precisamente por respeto al prójimo, no debemos mostrar arbitrariamente.
  • La chaqueta (uwagi). Podría bien simbolizar la humildad al esconder y evitar hacer alarde de musculosos pectorales, marcados abdominales o una saludable condición física en general. Cubrir nuestro torso, hace pasar por alto nuestra fortaleza física en un intento de evitar cualquier tipo de provocación, altanería o demostración de superioridad; humildad al fin y al cabo.
  • El cinto (obi). Debe considerarse como un certificado de garantía sobre el nivel técnico adquirido y los valores humanos desarrollados. Llevar sobre las caderas el cinto negro, debería ser sinónimo de poseer dichos valores; valores que se han ido consolidando tras cada sesión de entrenamiento, tras cada gota de sudor, tras cada segundo de superación. Todo un honor, poder llevar este cinto y poseer un carácter tan íntegro.

Por tanto, y para no olvidar estos valores, bien podríamos reflexionar al inicio de cada sesión, y cuando nos colocamos el pantalón, pensar en engrosar y expandir nuestro respeto a todo lo que nos rodea; al atarnos las cinchas de la chaqueta, prestar atención a reforzar nuestra humildad para seguir aprendiendo en nuestro inagotable camino, y por supuesto, cada vez que anudamos el cinto, debemos sentir el honor de pertenecer a esta gran familia de karatecas. Ahora estamos preparados para abordar una nueva sesión.

Una vez que finalizamos nuestra sesión de entrenamiento, y precisamente en orden inverso al expuesto anteriormente, nos despojaremos del karategi y deberemos entender que el Karate no es exclusivo del Dojo, sino que es nuestra obligación llevarlo a buen término en cada momento y lugar de cada día. Por eso, al finalizar el cuidadoso plegado del pantalón, de la chaqueta y de nuestro apreciado cinto, deberemos alzar la vista, mirar al frente y con paso firme seguir practicando Karate.

karategi picanyaEsta ha sido una visión personal del karate, sus valores y su simbología representada en el karategi, la cual no intenta desmerecer ni contradecir cualquier otra opinión o versión al respecto.

 

Sensei Daniel Tchey – 6º dan RFEK

 

 

Publicado en Artículos

Recomendado

Visita la zona Articulos